FANDOM


Partido Nacionalista Vasco
Logo Partido Nacionalista Vasco.png
Sigla EAJ-PNV
Fundación 1895
Disolución {{{yeardiso}}}
Ámbito Euskadi y Navarra
Tipo Partido
Ideología Nacionalismo vasco

Liberalismo
Democracia cristiana
Soberanismo


Partidos formadores {{{partidos}}}
Afiliación internacional Partido Demócrata Europeo

Partido Liberal Demócratas y Reformistas Europeos


Juventudes Eusko Gaztedi Indarra
Registro Bilbao, 16 de septiembre de 1977
Web http://www.eaj-pnv.com/esp/index.php


El Eusko Alderdia Jeltzalea - Partido Nacionalista Vasco (EAJ-PNV) es uno de los partidos más antiguos de España y el más antiguo de Euskadi. Históricamente ha sido hegemónico y casi siempre ha ostentado el gobierno de la institución autonómica. Fue ilegal entre 1939 y 1976.

ObjetivosEditar

Contribución al proceso de construcción y de liberación nacional vasca mediante la participación política, el dialogo social, la aplicación de los principios del humanismo cristiano social y la ausencia de violencia.

HistoriaEditar

El PNV es fundado por Sabino Arana en 1895, tras un largo periodo de militancia en sectores tradicionalistas. Arana pretendió integrar la ideología carlista en un movimiento nacionalista y vasquista. El radicalismo inicial de Arana quedó reducido con la entrada en el partido de algunos influyentes hombres de negocios vizcaínos, como Ramón de la Sota, que dieron una orientación más liberal al partido.

Casi inmediatamente el PNV obtiene resultados electorales, siendo Arana elegido diputado en la Diputación Foral en 1898. En 1899 logran cinco concejales en Bilbao y obtienen su primera alcaldía.

En estos primeros años, el PNV combinó la acción política con la acción cultural propia del nacionalismo romántico, organizando juegos florales en Bilbao en 1901. En 1903 Arana fallece por una enfermedad (contaba solo 38 años). Tras esto, se desata un periodo de fuerte inestabilidad, jalonado por constantes escisiones, paralelamente al crecimiento del partido, que empieza a implantarse en Guipúzcoa y Navarra, tardando algo más en entrar en Álava. En 1911 el PNV forma su propio sindicato, el ELA.

En 1916 de la Sota logra expulsar del partido al hermano del fundador, Luis Arana, que encabeza una facción muy radical. Así, el independentismo radical aranista da paso a un nacionalismo más moderado, semejante al de la Lliga catalana, de fuerte carácter confesional. Incluso el PNV cambiara de nombre durante un tiempo, pasándose a llamar Comunión Nacionalista Vasca. En 1918 de la Sota logra ser elegido diputado en Cortes. El éxito del CNV en las elecciones municipales de estos años llevan a socialistas y monárquicos a firmar una alianza que acaba de forma abrupta con el dominio nacionalista que empezaba a tomar el País Vasco. En 1922 Luis Arana logra escindir a las juventudes (Aberri), y reconstituyen el PNV, quedando la CNV bajo la presidencia de Ignacio Rotaeche.

Con la dictadura de Primo de Rivera ambas facciones del PNV empezaron a sufrir problemas de censura, aunque no llegaron a ser ilegalizados. En las elecciones de 1922, Aberri-PNV obtendría la mayoría en el ayuntamiento de Bilbao, mientras que la CNV quedó con cuatro concejales. En el seno de la dictadura, ambos partidos se reunificaron bajo el mando de Ramón de Vicuña, que apuesta decisivamente por la proclamación de un Estatuto Vasco. Esto no acabó con las escisiones, como la de Acción Nacionalista Vasca (1930).

Con la proclamación de la República, el PNV es legalizado de nuevo, nombrándose Luis Arana presidente del mismo. Aunque el PNV no era un partido expresamente republicano, apoyó la República al incluirse en su constitución la elaboración de estatutos de autonomía, cuestión a la que el PNV se entregó de inmediato. En 1933 Arana renunciaba al cargo de presidente, siendo sustituido por Juan Antonio Aguirre. Poco después el PNV firmó coaliciones electorales con carlistas y tradicionalistas, logrando desbancar a las izquierdas en el País Vasco y Navarra. El estatuto elaborado por el PNV y sus aliados, llamado “Estatuto de Estella”, no satisface a nadie, y es rechazado por el parlamento de Madrid, por tener una fuerte carga federalista, así que el PNV se puso a redactar otro estatuto con mayor carga autonomista. En 1932 dicho estatuto es aprobado en el País Vasco y rechazado en Navarra, pero cuando llega a las Cortes también es rechazado, puesto que hay una mayoría radical-cedista ahora, contraria a las autonomías.

En 1936 el PNV rehusó unirse a cualquiera de los dos bandos electorales y presentó sus propios candidatos. Con el estallido de la Guerra, logró que su estatuto fuera aprobado por las Cortes, de modo que el PNV acabó apoyando a la República contra el alzamiento. Aguirre juró su cargo en Guernica con el frente a pocos kilómetros de la ciudad. Pese a su apoyo al gobierno republicano, el PNV se preocupó más de mantener el orden en las calles vascas. Así, se preocupó de que no hubiera violencia contra miembros de partidos de derechas y contra iglesias y clero, organizó milicias que lucharon con escasa suerte en el frente, colocó una red de fortificaciones en torno a Bilbao (el “cinturón de hierro”) pero cuando el empuje franquista se hizo imparable, Aguirre se negó a dinamitar toda la industria pesada vasca, como le habían solicitado desde Madrid. Tras intentar ir con su gobierno a Barcelona, en 1937, Aguirre salió hacia el exilio, y el PNV quedó prácticamente desmantelado.

La persecución de posguerra fue extraordinariamente dura y supuso la desaparición física de un buen número de militantes nacionalistas, muchos de ellos por negativa a salir de España tras la ilegalización en 1939 del partido. Otros muchos serían detenidos tras la caída de Paris, donde el PNV había instalado su cuartel general, del que se apoderaron los nazis. No se pudo reorganizar mínimamente, con un nuevo consejo directivo, hasta 1946, pero que fue escasamente seguido y prácticamente ninguneado. El PNV no fue capaz de recuperar algún tipo de organización efectiva en el interior hasta 1965, cuando las juventudes empezaron a reorganizarse, si bien no tardó en despuntar la escisión de signo marxista Ekin, que daría lugar a ETA. Para esta época el PNV se define como europeísta y se implica en las organizaciones de construcción europea, buscando apoyos exteriores para su causa. En estos años el partido quedó dirigido por Juan de Ajuriaguerra, cabeza de una generación nueva dentro del partido que apostó paradójicamente por el mantenimiento de las líneas tradicionales. Ajuriaguerra purgó a los elementos más radicales (muchos de ellos en la órbita de ETA) y se negó a pactar con partidos o grupos violentos, marcando la distancia con el terrorismo etarra. Ajuriaguerra también trató de acercar al PNV a las corrientes democristianas, e incluso militó a título personal en el Equipo Demócrata Cristiano que fundó Gil Robles en 1965, pero en general su aportación paso desapercibida y así sucedió que el PNV llegó a 1975 en una situación política muy delicada, señalado como colaborador de ETA y con escasos apoyos políticos.

Durante el periodo de transición ganó peso dentro del partido el joven Carlos Garaikotxea, que supera a históricos dirigentes como Irujo o Ajuriaguerra. El PNV concurrirá a las elecciones de 1977 en solitario en el País Vasco, pero pacta con ANV y ESB en Navarra, uniéndose al PSOE en las candidaturas al Senado. Por otro lado, el PNV encabezó la posición electoralista en las conversaciones de Chiberta, convocadas por ETA para persuadir a las fuerzas nacionalistas vascas de que era apropiada la abstención. Finalmente las dos posiciones enfrentadas acabaron llevando a cabo lo que mejor les pareció, fracasando la última intentona seria de formar un frente nacionalista unificado. Así el PNV tuvo que enfrentarse también por su izquierda a los llamados “abertzales”, militantes radicales de izquierda, más o menos cercanos a ETA y que le restaron votos de inmediato. En las nuevas Cortes, la negativa del PNV a apoyar el texto constitucional le valen ser dejado fuera de la ponencia, y acabará pidiendo la abstención contra ella. Por lo contrario, el partido estuvo mucho más centrado en la elaboración de un nuevo estatuto, llamado de “Guernica”, que contempló la restauración de los fueros vascos y el concierto económico. De este modo, el Estatuto fue votado favorablemente en 1979 en referéndum y ratificado por el parlamento de Madrid, entrando en vigor en 1980. En las elecciones autonómicas de ese mismo año, el PNV logra la victoria, logrando imponerse por casi el doble de votos a la izquierda radical de Herri Batasuna y al PSOE. Pese a la oposición del PSOE, el nuevo gobierno vasco encabezado por Carlos Garaikotxea comenzó el desarrollo del autogobierno asumiendo competencias

En 1986 el PNV vive su peor escisión, cuando Carlos Garaikotxea, que vive un duro enfrentamiento con el presidente del partido, Xabier Arzalluz, funda Eusko Alkartasuna, una escisión de signo socialdemócrata. Con Garaikotxea se van una parte importante de los cargos electos del PNV, especialmente en Navarra, donde el PNV sufre un duro hundimiento. Tras un periodo de enfrentamiento, no obstante, el PNV recuperó territorio a EA en el País Vasco e incluso formaron frecuentes gobiernos de coalición desde 1989.

A Garaikotxea le sucedió al frente del gobierno vasco José Antonio Ardanza, que asumió un perfil más autonomista y que marcaría distancias con HB y EA acercándose al PSOE. Ardanza impulsó una línea dura contra el terrorismo etarra, siendo capaz de alcanzar sendos pactos con otros partidos políticos. Ardanza no obstante elaboró un plan de negociación con ETA planteando un escenario sin violencia, pero dicho plan fue rechazado por PP y PSOE al plantear la posibilidad de cesiones  políticas por parte del gobierno español. Desanimado, abandona el poder para las elecciones de 1998, siendo sustituido por Juan José Ibarretxe como candidato a “lehendakari”. Previamente, en 1996 el PNV apoyó la investidura de Aznar como presidente del gobierno a cambio de una mejora del concierto económico.

Ibarretxe accede a la presidencia del gobierno vasco en 1998 en medio de una situación de tregua terrorista y con unas negociaciones de paz en curso. Ibarretxe apostará por proseguir las negociaciones, al mismo tiempo que adopta un perfil fuertemente soberanista. En las elecciones de ese año el PNV veía la postergación de sus aliados tradicionales (EA y PSOE), que eran superados por el PP y EH, partidos  con los que el PNV mantuvo una complicada relación, en especial con el PP, con quien Ibarretxe marcó una línea de distanciamiento que no fue bien recibida por algunos dirigentes, como Josu Jon Imaz. Así, contó con el apoyo de EA y EH para formar gobierno. Con estos apoyos Ibarretxe gobernaría hasta el año 2000, cuando la ruptura del alto el fuego por parte de ETA provoca un serio enfrentamiento entre PP y PNV, ya que Ibarretxe se niega a romper su pacto de legislatura con EH. Esto obliga a la convocatoria de elecciones en 2001, concebida como un enfrentamiento entre el PNV y EA por un lado y el PP y el PSE por el otro, que habían emprendido un programa de defensa de la Constitución Española. Pese a todo,  el PNV volvió a ganar e Ibarretxe formó un nuevo gobierno hasta 2005 con el apoyo de EA y Ezker Batua.

Durante esta segunda legislatura Ibarretxe protagonizó un plan de referéndum soberanista en el País Vasco, anunciando que lo convocaría unilateralmente. Tras defenderlo en el parlamento, este lo rechazaría con los votos en contra de PP, PSOE e IU. Por otro lado criticó con dureza la ilegalización de los partidos de la izquierda abertzale. En 2005 volvió a ganar las elecciones, pero con una pérdida notable de apoyos, que fueron a parar en su mayoría al PSOE y a la izquierda radical. Pidió además el “Si” a la Constitución Europea dentro de la línea europeísta del partido, y mejoró en este tiempo sus relaciones con el PSOE, con el cambio de política antiterrorista del gobierno socialista de Zapatero, más proclive a iniciar conversaciones con ETA.

En 2007, el PNV decidió formar un frente común con las restantes fuerzas vasquistas en Navarra (EA, Aralar y Batzarre) e integrarse en una coalición llamada Nafarroa Bai, que concurrió con notable éxito a las elecciones autonómicas forales de este año. NaBai logró batir al PSOE navarro y solo una oscura campaña promovida desde Madrid evitó la formación de un tripartito en Navarra entre este partido, el PSOE e IU. Este mismo año el presidente del PNV, Imaz, anunció que se retiraba de la primera línea política, siendo elegido en su lugar Iñigo Urkullu, mientras que Ibarretxe repetía como candidato a lehendakari en 2009. En las elecciones generales de 2008 el PNV obtenía el mejor resultado en votos de su historia, con casi 450.000 votos.

En las elecciones autonómicas de 2009 el PNV volvió a ser la fuerza más votada, pero el hundimiento de sus socios de gobierno (EA y EB) y el fuerte ascenso del PSOE facilitó que el candidato socialista Patxi López alcanzara el gobierno con el apoyo del PP, que favoreció un pacto para desalojar al PNV del gobierno vasco tras más de 30 años de gobierno ininterrumpido. En las elecciones generales de 2011 perdió por primera vez la supremacía del nacionalismo vasco, al ser adelantado en número de votos y escaños por la coalición de izquierdas Amaiur. Para las elecciones de 2012, el PNV se configura otra vez como el partido mejor colocado para volver a ganar las elecciones. Finalmente logra vencer de nuevo pero perdiendo votos y diputados y teniendo que hacer frente al fortísimo ascenso de la izquierda ‘abertzale’, reorganizada en EH Bildu. Pese a todo, Iñigo Urkullu fue investido lehendakari.

Organización internaEditar

El PNV es un partido de ámbito exclusivamente vasco-navarro. El máximo órgano del partido es el llamado Euzkadi Buru Batzar, compuesto por un Presidente, los presidentes de los cinco Consejos Regionales y ocho burukides (consejeros) elegidos por una Asamblea General en la que participan delegados de las asambleas territoriales.

Territorialmente, por debajo de esta estructura nacional se encuentran los Consejos Regionales, de los que hay cinco (Álava, Vizcaya, Guipuzcoa, Navarra y País vasco francés). Por debajo de estos consejos territoriales, existen agrupaciones municipales (unas 233 en 2008) en denominadas batzokis, que funcionan de forma similar a las “casas del pueblo” del PSOE. Tanto los Consejos Regionales como cada agrupación municipal cuenta con su propia asamblea, formada por militantes. Además el PNV cuenta con organismos de afiliados independientes de todos estos en Madrid, Barcelona, Venezuela y Argentina.

Resultados electoralesEditar

Elecciones Congreso

Año Votos % Escaños
1977 296.193 1,62 8
1979 275.292 1,53 7
1982 395.656 1,89 8
1986 309.610 1,54 6
1989 252.119 1,24 5
1993 291.448 1,25 5
1996 318.951 1,29 5
2000 353.953 1,55 7
2004 420.980 1,65 7
2008 448.886 1,76 6
2011 323.517 1,33 5

 Elecciones SenadoEditar

(se incluyen la suma de los votos de todos los candidatos)

Año Votos % Escaños
1977 59.399 1
1979 843.452 8
1982 1.171.730 7
1986 933.271 7
1989 733.640 4
1993 846.605 3
1996 918.692 4
2000 1.022.057 6
2004 1.219.623 6
2008 904.072 2
2011 924.777 4
  • En 1977 el PNV se presenta en solitario solo en Álava. En Navarra, Vizcaya y Guipuzcoa lo hace dentro del Frente Autonómico.

Elecciones AutonómicasEditar

EuskadiEditar
Año Votos % Escaños
1980 349.896 37,95 25
1984 451.178 42,01 32
1986 271.208 23,60 17
1990 289.701 28,28 22
1994 304.346 29,32 22
1998 350.322 28,01 21
2001 604.222 42,38 33
2005 463.873 38,55 29
2009 399.600 38,56 30
2012 384.766 34,61 27
NavarraEditar
Año Votos % Escaños
1983 18.161 6,88 3
1987 2.661 0,95 0
1991 3.071 1,13 0
1995 2.943 1,01 0
1999 16.512 5,57 3
2003 22.824 7,61 4

Elecciones europeasEditar

El PNV nunca se ha presentado a elecciones europeas en solitario:

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar