FANDOM


Partido Comunista de España
Logo Partido Comunista de España.png
Sigla PCE
Fundación 1921
Disolución {{{yeardiso}}}
Ámbito Nacional
Tipo Partido
Ideología Comunismo marxista-revolucionario

Republicanismo
Federalismo
Internacionalismo


Partidos formadores {{{partidos}}}
Afiliación internacional Internacional Comunista

Encuentro Internacional de Partidos Obreros y Comunistas


Juventudes Unión de Juventudes Comunistas de España
Registro Madrid, 9 de abril de 1977
Web http://www.pce.es/


El Partido Comunista de España (PCE) es un partido de izquierdas de ámbito nacional. Fundado en 1921, es hoy en día uno de los partidos más antiguos aun en activo en todo el país. En la actualidad está integrado en Izquierda Unida.

ObjetivosEditar

Constituir una herramienta política de y para la clase trabajadora en la lucha para la obtención de la emancipación obrera.

HistoriaEditar

El PCE tiene su origen en 1921. En esta época se produce en el seno del PSOE un  fuerte debate sobre si permanecer en la Internacional Socialista o adherirse a la Internacional Comunista creada en Moscú recientemente. La mayoría del Congreso del PSOE decidió permanecer en la Internacional Socialista, provocando la escisión de un sector “comunista”, encabezado por Antonio García Quejido.

Este nuevo sector fundó un partido denominado Partido Comunista Obrero Español, que confluye en 1921 con un Partido Comunista Español, formado por la escisión de las juventudes socialistas. El primer secretario general del PCE fue Antonio García Quejido, que inmediatamente pide la adhesión a la Tercera Internacional.

El PCE comenzó siendo un partido diminuto, con muy escasa capacidad de expansión. Además, en 1923, con la elección de Cesar Rodríguez como nuevo secretario general el PCE es ilegalizado por la dictadura del general Primo de Rivera. Muchos dirigentes son detenidos y encarcelados, lo que representa un duro golpe para la joven organización. Solo en 1929 se logra celebrar un nuevo Congreso en Paris que elige a José Bullejos como secretario general.

 En 1931 el PCE es legalizado, aunque cuenta con menos de mil militantes en todo el país y es un partido sin ninguna influencia social o política. No obstante, ese mismo año logra su primer alcalde. En 1932 se elige a José Díaz como nuevo secretario general, entrando con él en el Comité Central personalidades como Dolores Ibarruri o Vicente Uribe. En 1933, en las mismas elecciones que ganaría el centro-derecha, logró su primer escaño el PCE, para Cayetano Bolívar por la circunscripción de Málaga capital, única ciudad donde el PCE tenía alguna influencia real. En la revuelta de 1934, por otro lado, el PCE no tendría demasiada influencia al carecer de la implantación que tenían el PSOE y la CNT en Asturias. Sin embargo, el partido volvió a ser ilegalizado. En esta posición, el PCE se declara a favor de la estrategia de un frente popular, de modo que en 1936, de nuevo legalizado, se unirá al PSOE y a los republicanos de izquierda para formar el Frente Popular. Tras la victoria electoral de estos, también rehúsa entrar en el gobierno, quedando como apoyo parlamentario. En 1936 su popularidad se ha incrementado, logrando los 100.000 afiliados por primera vez.

Justo después de las elecciones y rodeado de esta popularidad, el PCE realiza dos importantes movimientos: las juventudes del PCE se fusionan con las del PSOE para crear las Juventudes Socialistas Unificadas. Un poco más tarde, en Cataluña se juntan cuatro partidos políticos, aparte de las secciones catalanas del PSOE y el PCE, para dar lugar al Partit Socialista Unificat de Catalunya. Se supone que estos dos fueron pasos previos a la fusión de PSOE y PCE y que era cada vez más deseada por ambos partidos.

Sin embargo, el estallido de la guerra echó por tierra estos planes. Desde el mismo momento del Alzamiento, el PCE organizó y armó a sus propias milicias, que se destacaron por una clara disciplina y valor en combate, lo que les convirtió en unas unidades muy respetadas. El PCE defendió desde el principio la necesidad de aparcar el proceso revolucionario colectivizador para dar prioridad a la lucha contra el fascismo (al contrario de lo que opinaba la CNT). El PCE entró por primera vez en un gobierno en 1937, cuando dos miembros del PCE recibieron carteras con Largo Caballero. Posteriormente, bajo el gobierno Negrín, constituyeron la mayoría del gabinete. Así mismo, muchos de los mandos más capaces del ejército republicano acabaron afiliándose al PCE ya no tanto por convencimiento ideológico, sino por la disciplina y organización con las que funcionaban sus unidades. En esta época aumentó la intervención soviética en España gracias al PCE, que llenó de comisarios políticos las unidades de milicianos. También gracias al PCE se pudieron vertebrar las Brigadas Internacionales. Pese al gran esfuerzo, la Guerra concluyó con la derrota de las fuerzas republicanas y el PCE fue inmediatamente ilegalizado.

Durante la época franquista, el PCE quedó convertido en el símbolo de todos los males imaginables, con lo que la represión contra los militantes comunistas se hizo especialmente dura. Cientos de militantes comunistas sufrieron cárcel o fueron asesinados durante los primeros años de dictadura. Pese a este duro tratamiento, el PCE fue la primera de las organizaciones que logró recomponerse mínimamente en territorio español, en un principio en forma de pequeñas células locales. Desde 1944, ya bajo la secretaria general de Dolores Ibarruri, el PCE impulso el llamado movimiento del “maquis”, una insurrección guerrillera que tuvo especial fuerza en zonas montañosas de toda la Península. Sin embargo cuando la represión se centró contra las familias de los guerrilleros muchos de estos cesaban en su empeño, además de que les granjeaba impopularidad entre unas poblaciones rurales ya depauperadas. En 1948 el PCE abandono esta estrategia por la falta de resultados eficaces.

Desde entonces prefirió recurrir a una estrategia pacífica de lenta penetración en los sindicatos verticales y hermandades de acción católica, en una lenta pero continua labor. Desde los primeros años 50 estallan algunas huelgas, duramente reprimidas. Para 1956 el PCE propone su política de “reconciliación nacional” que propone la formación de un frente amplio que acabe con el régimen franquista y que conduzca a la democracia. Así mismo se emprende una línea de distanciamiento con las órdenes soviéticas, que culmina en 1960 con la elección de Santiago Carrillo como nuevo secretario general, que emprenderá junto a los comunistas italianos y franceses lo que se llamará la línea “eurocomunista”. En 1965 la ruptura es evidente con la condena de la invasión de la URSS, y en 1968 se escinde el PCE (VIII-IX Congresos). A lo largo de los años 70, el PCE marcara una línea de acercamiento con otros partidos políticos, fundamentalmente el PSOE y los democristianos, al tiempo que sufre sucesivas escisiones de sectores prosoviéticos, como el Partido Comunista Obrero Español de Enrique Lister. En 1974 ingresará definitivamente en la Plataforma de Convergencia Democrática (la popular “platajunta”)

Con la llegada de la democracia, el PCE no es inmediatamente legalizado, debido a su carácter republicano, y por el miedo que aún se le tenía a que pudiera intentar una ruptura revolucionaria. A todo esto se une el retorno del exilio de la dirección del PCE, de base eurocomunista, mientras que parte de la militancia del interior de España tenía ideas prosoviéticas aun. El PCE será legalizado finalmente en 1977, a tiempo para participar en las primeras elecciones democráticas, en las que logra en torno a una veintena de diputados. Desde 1978 renuncia al marxismo-leninismo y pasa a denominarse marxista-revolucionario, lo que conduce a un rosario de escisiones hasta 1981.

En 1982 el PCE consuma su hundimiento electoral, al lograr tan solo 3 diputados. Este desastre motivó la dimisión de Santiago Carrillo como secretario general. En un nuevo Congreso en 1983, este se presenta totalmente dividido entre los eurocomunistas de Carrillo, un sector prosoviético encabezado por Ignacio Gallego y un sector renovador. Este último se hará con el control del PCE y forzará la salida de los otros dos sectores, que fundan el Partido de los Trabajadores de España y el Partido Comunista de los Pueblos de España.

Para las elecciones de 1986, el PCE pondrá en marcha su estrategia de “frente de izquierdas”, lanzando la idea de la coalición Izquierda Unida, a la que junto con el PCE entran otras seis fuerzas políticas de muy heterogénea composición. Sin embargo, el PCE se confirma como la principal fuerza de la coalición. En 1986 lograrán 6 diputados, de los que 4 fueron para el PCE. Desde entonces, el PCE ha permanecido integrado en IU, manteniendo algunos conatos de  tensión con otros colectivos en el interior de la coalición. En 1988 Gerardo Iglesias es sustituido por el popular alcalde de Córdoba, Julio Anguita, como secretario general del PCE. Con un giro algo más radical, el PCE recuperó terreno político, aunque se quedó prácticamente solo en el interior de IU, con el regreso en 1989 de gran parte de los miembros del PCPE de Ignacio Gallego. En 1991 se rechazó una propuesta de disolución en el interior de IU, aunque sí es cierto que a propuesta de Anguita, una parte de la soberanía del PCE fue a parar a IU. En 1993 el partido se dispara hasta los 18 diputados, lo que impulsa a Anguita a lanzar lo que se conoció como el “sorpasso”: rebasar al PSOE y convertir a IU en la referencia de la izquierda española. Para ello no dudo en aliarse con el PP y llevar a cabo la llamada “pinza” contra el PSOE. Esta estrategia le dio resultados, puesto que en 1996 el partido alcanza su techo electoral, con 21 diputados.

Posteriormente a esto, Anguita prosiguió su estrategia contra el PSOE, pero ahora fue contestada por amplios sectores del partido, que consideraban más importante una alianza con el PSOE para desalojar al PP del poder. Pese a ser ampliamente contestado, Anguita seguía teniendo importantes apoyos, pero un episodio cardiaco que le obliga a retirarse de la primera línea política.

A Anguita le sucede al frente del PCE Francisco Frutos, mucho más posibilista. Es la primera vez que los cargos de secretario general del PCE y coordinador general de IU no recaen en la misma persona. Frutos firmará un acuerdo preelectoral de legislatura con el PSOE, pero ambos partidos obtienen un mal resultado. Finalmente, la elección de Gaspar Llamazares como coordinador general de IU desplaza por primera vez al PCE de los puestos de dirección. El enfrentamiento interno de Frutos y Llamazares suma al partido y la coalición en un fuerte hundimiento electoral y social, provocando la salida de casi todos los partidos y colectivos que permanecían en su interior. Llamazares defenderá una política de acercamiento al PSOE, que le enfrentará al PCE. En 2005 Frutos es reelegido secretario general, se rechaza la salida de Izquierda Unida (lo que provoca la salida del PCE de Corriente Roja), al tiempo que se lanza un tímido proceso de refundación del PCE, que en 2008 se amplía a toda IU, con la candidatura de Cayo Lara a sustituir a Llamazares, que había dimitido tras los malos resultados de IU en las elecciones de 2008, donde solo logra 2 diputados.

Desde entonces PCE e IU progresan en una dirección mucho más armoniosa, en parte por la voluntad de Lara de contar con personas de todos los sectores en su  nueva dirección. En 2009 Lara incidió en el carácter republicano, anticapitalista y ecologista de la formación, y anunció que había que formar el camino del “socialismo del siglo XXI”. En 2009 también el PCE renueva a su dirección: Frutos deja paso a José Luis Centella, cercano a Cayo Lara. En 2011 la nueva dirección política e ideológica del PCE e IU recogen su resultado: 11 diputados en el Congreso. Desde entonces IU defiende la formación de un amplio frente de izquierdas donde también entrasen partidos progresistas, ecologistas y anticapitalistas, con el apoyo del PCE.

Organización internaEditar

El PCE se reorganizó desde 1978 con un estructura federal muy semejante a la que tendría IU años más tarde. El máximo órgano del partido son los Congresos Federales, a los que acuden toda la militancia o los delegados de los mismos. Este Congreso Federal elige dos órganos: un Comité Federal (en el que se representan los territorios) y un Comité Ejecutivo (que es el órgano de gobierno del partido entre Congresos). Del Comité Ejecutivo sale una Comisión Permanente, que ejerce la presidencia colegiada.

Por debajo de la estructura federal están las federaciones territoriales. Actualmente existe una federación por cada una de las comunidades autónomas que existen, salvo en Madrid, donde existen dos (una para la ciudad de Madrid y otra para la región, aunque está permanece casi inactiva). Por debajo de estas federaciones existen las agrupaciones municipales, aunque también puede haber agrupaciones sectoriales o en centros de trabajo. Cada agrupación está dirigida por un Comité de Agrupación. En la práctica, la estructura municipal del PCE se encuentra fusionada con la de IU.

Federaciones del PCE

Desde 1977 el PCE asumió una organización federal, lo que ha llevado a que el partido se divida en varias federaciones:

Resultados electoralesEditar

Elecciones CongresoEditar

Año Votos % Escaños
1977 1.709.890 9,35 19
1979 1.940.236 10,80 23
1982 735.817 3,51 3

Elecciones SenadoEditar

Año Votos % Escaños
1977 991.626 0
1979 4.328.705 0
1982 2.332.028 0

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar